Press "Enter" to skip to content

¿A dónde vamos a parar?

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

¿A dónde vamos a parar?, diría Marco Antonio Solís… Creo que en estos tiempos en los que muchos denominan como vida moderna, donde muchas cosas y situaciones, ya quedaron muy pero muy en el pasado, como: La educación, los valores, la atención, el apoyo, la empatía, la honestidad, el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la generosidad, la bondad, la humildad y la moral.

Hoy nos estamos dando cuenta, como han ido devaluándose poco a poco los valores y las buenas costumbres. Creo que hoy por hoy, nuestros jóvenes y niños han ido tomando modismos que no deberían y en muchos casos en mi opinión personal, todo se viene dando debido a la falta de educación, a que no hemos podido tomar las riendas como padres.

Tanto los tiempos que hemos estado viviendo, la falta de tiempo de algunos padres, la falta de tacto, de comunicación, incluso el abandono, las separaciones, los divorcios, nuevas ideologías, la tecnología y tantas redes sociales que se nos presentan y sobre todo las nuevas generaciones a quienes muchos de nuestros hijos siguen como ejemplo a seguir; todo esto ha ido dañando sobremanera a nuestros hijos y sobre todo a nosotros como figuras de imposición.

Hay que darnos cuenta que nunca es tarde para comenzar, para volver a encaminar, para enderezar el árbol caído; antes de que sea tarde. Hoy es momento de tomar nuestros papeles como padres y aplicarnos un poco más, hay que tomar nuestro lugar; hemos visto que a través de las redes tantos jóvenes y niños van siguiendo actitudes que están afectándolos y no sólo a ellos sino a nosotros como padres, creo que muchos ya no ven a sus padres como símbolo de autoridad, confianza, disciplina y respeto.

Es por eso que hoy tantos jóvenes y niños van decayendo, otros van siguiendo malos caminos, hoy nuestra juventud ya no disfruta sanamente, ya no vive como debería, su sensibilidad va decayendo y la empatía se ha ido marchando.

Creo cómo padres vamos observando todas las malas decisiones que nuestros hijos van tomando, que quizá no saben diferenciar entre lo bueno y lo malo o no quieren darse cuenta, que van mal encaminados y cometen errores que pueden costarles su futuro, su integridad e incluso hasta la vida.

Es triste darnos cuenta ver todas las cosas negativas que se comparte a través de las redes sociales, y que para muchos de nuestros jóvenes y niños sean temas sin relevancia y graciosos. Entonces me pregunto: ¿Dónde quedaron los valores?, ¿dónde están los padres?, ¿Qué estamos inculcando a la juventud?, ¿dónde quedó la empatía?.

La verdad es que existen tantas preguntas a nuestro alrededor al ver las reacciones que muchas publicaciones causan a nuestra juventud cuando estos son cosas negativas, que en ocasiones afectan hasta terceras personas, que muchos comparten de nueva cuenta como si fueran temas graciosos y no ven que tanto afectan a los demás; vemos que no existe conciencia, ni sentimientos.

Es por eso Padres, y hablo como tal; hay que darnos el tiempo, el espacio para ver que ven nuestros hijos en las redes sociales, que tipo de personas siguen, que comparten, que tipo de amistades tienen; porque aunque nos parezcan cosas insignificantes e irrelevantes; también ahí nos damos cuenta que tipo de hijos estamos criando. Hay que saber educar hijos de provecho, de bien, conscientes, maduros, respetuosos, con valores; que puedan darse cuenta en que afectan las cosas negativas de los demás y que no alienten a lo malo, sino al contrario que puedan darse cuenta del daño que puedan causar… Se los dejo de tarea!.

Los invito a leerme en el Diario Digital EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor)

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: