30 – 30

0
208

UNA MUÑECA, LOS INTELECTUALES Y EL PODER 

POR: Fernando Fabio Sánchez

twitter@fernofabio

Los intelectuales o letrados han tenido una participación directa en la esfera pública en México. Fue así antes y después de la revolución, hasta el advenimiento del neoliberalismo en los 90. En un país en el cual la educación es siempre una aspiración, esos sujetos letrados que han hecho de la escritura su arma, poseen un magnetismo y gozan de un prestigio que otros desean, en especial el poder. Los necesita para legitimarse. Y muchos caen. Se venden.
“La muñeca tetona” (2017) es un documental dirigido por Alexandro Aldrete y Diego Enrique Osorno que analiza esta relación entre los intelectuales y el poder político en México. Parte de una fotografía a blanco y negro, tomada en 1987, en una casa de la colonia Condesa en la que aparecen nueve figuras del mundo cultural, entre las cuales sobresalen Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Héctor Aguilar Camín y Gabriel García Márquez, junto con Carlos Salinas de Gortari y una muñeca de trapo tetona, en cuyo pecho izquierdo late un lunar en forma de corazón.
Salinas de Gortari era sólo en aquel entonces un secretario de estado. La actual Poniatowska hace la aclaración, como quedando exenta de la mancha en su reputación por aparecer con el hombre que se iba a convertir en el mismísimo diablo. Pero el documental no salva a estos intelectuales, por lo menos no a todos; más bien acusa que algunos de ellos empezaron a recibir altas sumas de dinero a cambio de su servidumbre. Entrar en ese círculo era como entrar en la mafia. Ya jamás se podía salir.
Esto sucedió antes (por medio de becas, premios, nombramientos en embajadas y aviadurías), esto sigue pasando (pregúntenle a Heriberto Yépez y lean su entrevista en República 32). ¿Pues qué los intelectuales no venían a salvarnos?
Denise Dresser dice en el documental que los intelectuales no se venden por dinero, sino por vanidad.
Podría estar de acuerdo, pero estoy seguro de que tampoco se resisten mucho a cañonazos de 50 mil pesos (más la inflación).
Por cierto, el título es intrigante. Es descriptivo, quizá, de esa circunstancia en la que muchos quieren vivir de la mama del presupuesto. ¿Es así? ¿O es una simple burla? Vea este documental. Le servirá para entender nuestra realidad mexicana tan confusa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here